Un matrimoni de Boston

És extrany això de llegir una obra de teatre. El text queda despullat i t’apropes més al discurs de l’autor, alhora que perds la vivacitat i les connotacions que li donen els actors.

Un matrimoni de Boston - David Mament

En el cas de David Mamet, del que a banda de veure en escena o en pantalla he llegit algunes obres, s’afegeix que el text és molt natural. Els diàlegs no són gens recargolats i reprodueixen fidelment la manera d’actuar dels nostres temps. I, tot i que l’acció d’aquesta obra representa que està localitzada fa una pila d’anys, els diàlegs són prou directes. Una mica més de subtilesa, per cert, no hagués estat de més.

Dos cops m’he quedat amb les ganes de veure el muntatge del Teatre Lliure. Ara encara em sap més greu. L’obra és alhora divertida i reflexiva. Apunta cap a temes obvis (l’homosexualitat, les relacions estables de parella) i cap a d’altres (lluita de classes, hipocresia com a eina social, l’afany per diferenciar-se) sempre presents a la sempre interessant obra de Mamet.

Adient pels que us agradi la ironia. Contraindicat si no aprecieu l’esgrima verbal.

Jo és que sóc molt fan del David Mamet.

Salut i sort,
Ivan.

3 respostes a “Un matrimoni de Boston

  1. Aqui hay tema para un debate

    Nueva York asiste a la conversión de un icono cultural

    Adiós a los progres

    MARC BASSETS – Nueva York. Corresponsal

    La conversión convive con el estreno de su última obra, una comedia con un presidente corrupto

    Para buena parte de la prensa local y del público, no había duda: cuando David Mamet estrenó en enero su última obra en Broadway, November,enseguida asociaron al protagonista, un presidente de EE. UU. vil, mentiroso y ridículo, con George W. Bush. Tiene lógica. Pero Charles H. P. Smith, el presidente de esta disparatada comedia estrenada en plena campaña electoral, también presenta rasgos de otros presidentes. Y, en realidad, el dramaturgo, un tótem del teatro norteamericano contemporáneo, es menos progre de lo que muchos creían. Incluso ha confesado sentir cierta debilidad por Smith.

    A los 60 años, Mamet ha caído del caballo. En un provocador artículo publicado recientemente en el semanario neoyorquino The Village Voice,Mamet abjura de su izquierdismo, osa comparar a Bush con Kennedy, proclama su respeto por el ejército y las multinacionales y echa pestes de la intrusión del Estado en la vida de los ciudadanos. En el artículo, titulado “Por qué he dejado de ser un progre de encefalograma plano”, el autor de Glengarry Glen Rose cuenta que la conversión coincidió con la preparación de November,donde Smith, “corrupto, sobornado y realista”, según Mamet, aparece contrapuesto a Laurie Metcalf, la asesora que le escribe los discursos, “izquierdosa, lesbiana, socialista utópica”. “La obra – escribe el dramaturgo y cineasta judío- presenta una disputa entre razón y fe, o quizá entre la visión conservadora (o trágica) y la de izquierdas (perfeccionista)”. Y remata: “Durante décadas yo defendí la visión de izquierdas (´liberal´, en EE. UU.), pero creo que he cambiado de opinión”.

    Los blogs y medios de comunicación conservadores han recibido con alborozo el adiós de Mamet al izquierdismo. En The Wall Street Journal,el columnista Daniel Henninger sugería la semana pasada que los grandes medios norteamericanos de centroizquierda han silenciado la noticia. “En general, las tertulias liberales lo han tratado como si de repente el tío favorito se hubiera chiflado”, escribió.

    Los progres que retrata Mamet tienen una visión catastrofista del mundo. “¿Cómo pude pasarme décadas pensando que todo iba mal al tiempo que pensaba que la gente tenía un buen corazón?”, escribe. Después, se lee: “Bush nos llevó a Iraq, JFK a Vietnam. Bush robó la elección en Florida; Kennedy robó la suya en Chicago. Bush reveló la identidad de un agente de la CIA; Kennedy permitió que centenares de ellos murieran en la Bahía de Cochinos. Bush mintió acerca de su servicio militar; Kennedy aceptó un Pulitzer por un libro que escribió Ted Sorensen. Bush se acostó con los saudíes, Kennedy con la mafia. Oh”. Y sigue: “Empecé a cuestionar mi odio a ´las corporaciones´. Me di cuenta de que era el otro lado de mi hambre por los bienes y servicios que nos suministran y sin los que no podríamos vivir. Y empecé a cuestionar mi desconfianza respecto al ´ejército malvado, malvado´ de mi juventud, formado, entonces y ahora, por hombres y mujeres que de verdad arriesgaban sus vidas para protegernos al resto de un mundo hostil”.

    Muchos de estos progres son – quitando todo lo que hay de caricatura en el artículo, que es bastante- los mismos que cada noche aplauden November en el teatro Ethel Barrymore. Los que se ríen con las desventuras de un presidente en vísperas electorales y sin un céntimo para la reelección y con la valoración en los sondeos “más baja que el nivel de colesterol de Gandhi”. En uno de los diálogos más celebrados, el asesor del presidente Smith le dice: “No podemos construir una valla para impedir que entren los inmigrantes ilegales”. “¿Por qué?”, pregunta Smith. Y el abogado responde: “Necesitas a los inmigrantes ilegales para construir la valla”.

    Algunos dicen que ni ahora Mamet es tan conservador como parecen creer algunos de sus nuevos fans ni antes eran tan progre como quiere hacer creer. Obras como Oleanna ya sugerían a inicios de los 90 una crítica a lo políticamente correcto. “Me alegro de que se dé cuenta de que no es progre – ha escrito un lector de The Village Voice en uno de los más de 500 comentarios generados por el artículo-. Para los que llevamos viendo o leyendo sus obras en los últimos veinte años, esto no es ninguna revelación”.

    Cultura, La Vanguardia
    27 de març de 2008

Digues la teva!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s